Aprender a gestionar las emociones es una de las claves para afrontar la infertilidad. Por ello, el abordaje desde la Inteligencia Emocional es de importancia en materia de Fertilidad.
A continuación, se exponen características básicas de la Inteligencia Emocional sobre emociones que afloran con mayor intensidad en los procesos de búsqueda del hijo/a.


Percepción y Expresión de Emociones


A través de la Inteligencia Emocional se aprende a identificar las emociones y poder expresarlas para poder cambiarlas.

En numerosas ocasiones, ante una emoción, en lugar de ponerle conciencia y recibirla, se procede a su negación y evitación o sobre reacción, con la consecuencia de que, en lugar de desaparecer, aumenta de intensidad. Es común, “luchar contra” la tristeza que generan los duelos tras los resultados no deseados de los TRA (Tratamiento de Reproducción Asistida), poniendo atención en otro tratamiento, por ejemplo, en lugar de aceptar esta emoción. Si no sé lo que siento no sé con quién me quiero rodear, qué necesito…. En este punto, has perdido el contacto con tu mundo emocional. También es importante tener capacidad de verbalizar qué estás sintiendo, y por tanto, cuáles son tus necesidades. Hay personas que se sienten mal porque creen que las personas no responden a sus necesidades emocionales, pero a veces ocurre esto porque no son adivinos y desconocen vuestras necesidades.

Comprensión de Estados Emocionales

La comprensión emocional es una habilidad compleja que incluiría darte cuenta de que las emociones no son respuestas sencillas, sino que pueden ser a veces bastantes complejas, como que una persona o un hecho puede generar en ti sentimientos encontrados como amor- odio, deseo - rechazo. También implicaría darte cuenta de qué significado tienen las emociones y qué te están diciendo al respecto de lo que te sucede.
Por ejemplo, la tristeza nos dice que estamos entrando en un proceso de pérdida. También es importante entender cómo las emociones van experimentando una transición en función de cómo se van desencadenando los acontecimientos. Es decir, tras un TRA que no hemos tenido el resultado deseado sentimos tristeza, y con posterioridad, y tras nuevos resultados médicos, decidimos llevar a cabo un TRA distinto o elegimos otra forma de tener un/a hijo/a, apareciendo otra emoción distinta.

Facilitación Emocional

Este aspecto tiene que ver con cómo las emociones muchas veces nos facilitan los pensamientos. Las emociones influyen en la manera de percibirnos a nosotros y al mundo. Es importante darnos cuenta de cómo lo que siento afecta a lo que pienso, y por tanto, cómo mi estado emocional puede determinar una toma de decisión.

Nuestros estados emocionales nos llevan a pensar de una forma determinada, estableciendo patrones de pensamiento que, a su vez nos retroalimentan dichos estados emocionales. Por tanto, tomar conciencia de cómo nuestros estados emocionales afectan a nuestro pensamiento es fundamental para gestionar las emociones


Regulación de Emociones


Para llevar a cabo una Regulación de Emociones es importante desarrollar los siguientes aspectos:

- Describir sin juzgar las emociones, simplemente darse cuenta de lo que está sintiendo.

- Dejar pasar las emociones con conciencia. En ocasiones nos resistimos, o sobre reaccionamos, y ambas pueden ser negativas. Es importante dejar un espacio para sentir lo que está sucediendo.

- Las acciones impulsivas pueden perjudicar la situación. A veces la emoción nos genera un fuerte malestar que nos lleva a realizar una acción precipitada que puede hacer que la situación se dificulte mucho más.

- Comprender el “para qué” de la emoción, qué es importante que aprendamos de la situación.

- Diferenciar las emociones a corto y a largo plazo. Hay situaciones que nos pueden hacer sentir bien, y sin embargo a largo plazo puede no tener efectos si no va acompañado de toma de decisiones.

- Capacidad de transformar las emociones dolorosas por medio de la acción opuesta.
No significa rechazar la emoción que estoy sintiendo. Tener miedo de un TRA y dar el paso para pedir información sobre éste no significa anular el miedo, sino caminar con el miedo dirigiéndome hacia él.


- Dotar de Herramientas para tolerar Emociones Desagradables:
Actividades Distractorias: una vez aceptar le emoción desagradable, como la tristeza, puedo desarrollar actividades que me hagan sentir mejor.
Actividades Solidarias: ayudar a otras personas que están pasando por lo mismo.
Experimentar sensaciones intensas: un baño caliente...
Proporcionar estímulos positivos: tomar un helado, disfrutar de un paisaje de la naturaleza, escuchar una melodía agradable…
Mejorar el momento presente: encontrar un significado a lo que me está tocando vivir, las personas creyentes pueden orar…
Desarrollo de habilidades de Aceptación: Distraernos, pero no rechazar ni olvidarnos de la emoción que estamos teniendo.

 

Con la Inteligencia Emocional puedes aprender a identificar y expresar tus emociones, actuar de forma coherente a esta forma de sentir, gestionar las emociones y dar respuesta en el presente.

 

Próximamente Próximamente