Cuando te planteas ser padre/madre, comienzas con la búsqueda del embarazo de forma natural y, tras un tiempo empiezas a tener sospechas y dudas ante una posible infertilidad. Es habitual preguntar al entorno, buscar información por internet y acudir al médico de familia, quien te puede informar de manera profesional. Una vez que los temores se hacen realidad y la sospecha de tu infertilidad es confirmada, inicias el procedimiento de pruebas, diagnósticos y TRA (Tratamiento de Reproducción Asistida).

Debido al tabú que abraza la infertilidad, puedes sentir que es un asunto íntimo que has de resolver por ti misma/o y por el que no se debe solicitar ayuda. Sin embargo, es importante entender que, con un diagnóstico de infertilidad te puedes encontrar vulnerable. Cuando estás buscando durante un año aproximadamente un/a hijo/a que no llega, sentimientos de vacío, tristeza, enfado, soledad, culpabilidad, la angustia, frustración e impotencia se pueden convertir en compañeros de viaje. A lo largo de estos procesos se vive una montaña rusa emocional que puede durar años, para lo que existen profesionales expertos que podemos ayudarte a transitar por estos momentos.

La OMS dice:
La infertilidad es "una enfermedad del aparato reproductor definida por la imposibilidad de lograr un embarazo clínico después de 12 meses o más de relaciones sexuales sin protección regular".

No obstante, el diagnóstico y tratamiento precoz de la infertilidad basado en el historial médico están justificados tras 6 meses en mujeres mayores de 35 años.
La esterilidad en nuestra sociedad es un problema frecuente, pero sus factores epidemiológicos son difíciles de determinar.

Según informe de la OMS la frecuencia de las diferentes causas de esterilidad en la mujer sería:
36% factor tubárico
33% trastornos de ovulación
6% de endometriosis
40% sin causas demostrables

Cuando se tiene en cuenta a los dos miembros de la pareja, la esterilidad idiopática se reseña entre 8 - 28% de los casos. Probablemente, el factor más estrechamente ligado al aumento de parejas estériles sea el retraso en la edad en que se comienza a buscar el hijo/a. Las circunstancias personales, profesionales, sociales, familiares principalmente conllevan en últimos años, un aumento de familias que no pueden ser madres/padres de manera natural.


El factor que guarda una relación más importante con el incremento de las consultas por esterilidad es el retraso de la edad de la mujer en que se desea tener un/a hijo/a. En Andalucía, según datos oficiales, la edad a la que la mujer tiene el primer hijo ha ido creciendo hasta situarse actualmente cercana a los 31,3 años (IECA, 2015), frente a los 28,7 del año 1991 (IECA). Pequeños incrementos en la edad media de las mujeres pueden tener unos llamativos incrementos en la frecuencia de la esterilidad.

La infertilidad masculina es más controvertida: a partir de los 35 años de edad existe una disminución de un 23 % anual de fecundidad, sin embargo, estas cifras no se pueden tener en cuenta de manera exacta, ya que se han de tener en cuenta otros factores para que los hombres a partir de 35 años disminuyan su tasa de fecundidad, como el no deseo de ser padres, llevando a cabo la utilización de métodos anticonceptivos para prevenir embarazo.

Aunque estimar la demanda por esterilidad no es fácil, pues no todas las parejas estériles consultan o desean un tratamiento, se calcula que 1 pareja por año y por cada 1.000 habitantes consultará por esterilidad, es decir, unas 8.500 parejas nuevas al año en Andalucía. Además, en Andalucía desde 2006 tienen acceso a la prestación de técnicas de reproducción humana asistida (RHA) las mujeres solas y las parejas de mujeres.

El deseo no cumplido es la espera que desespera, que muchas veces se convierte en el único motor de vida, por lo que de no conseguirlo puede conllevar sentimientos de frustración e infelicidad. Por ello, es necesario conocer que la búsqueda de la paternidad/maternidad puede ser un proceso largo y duro, para lo que vamos a necesitar dotarnos de herramientas, tener acompañamiento emocional profesional, donde se trabaje el abordaje a todas las emociones.

 

Próximamente Próximamente