En este artículo hablamos sobre el Cáncer de Mama  en edad reproductiva.

El cáncer de mama (CM) es el tumor maligno más común en mujeres, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) explica que, el número de afectadas cada año en nuestro país por este tipo de cáncer supera los 25.000. Su incidencia aumenta con la edad, siendo la mayoría de pacientes diagnosticadas tras la menopausia. No obstante, uno de cada tres casos diagnosticados se da en edades por debajo de los 45 años cuando aún se está en fase reproductiva.

Meditación

 El ritmo de vida actual, cambios en la dieta, la renuncia a la maternidad o el retraso de la maternidad son algunos de los motivos que explican ese aumento, según recoge el proyecto “El Álamo III”, el tercero de una serie de estudios realizados por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam). Por lo tanto, un número considerable de mujeres son diagnosticadas de cáncer de mama durante su vida fértil, pudiéndose aportar como dato significativo que un 25% de los diagnósticos oncológicos corresponden a cáncer de mama. Dentro de este grupo, la mayoría de los casos de cáncer precisa de quimioterapia citotóxica o de tratamiento hormonal, responsables de la reducción de la función reproductora además de la edad. La eficacia de dichos tratamientos, entre otros factores, ha dado como resultado una tasa de supervivencia global a cinco años, con la consecuencia de un aumento del número de mujeres jóvenes que superan la enfermedad antes de cumplir sus deseos de procrear, sobre todo si tenemos en cuenta la tendencia actual existente en los países desarrollados a retrasar el embarazo hasta bien entrados los treinta o cumplidos los cuarenta.

bebe mano

El Consenso de Cáncer de Mama y Fertilidad de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria explica que aproximadamente la mitad de las mujeres que superan un cáncer de mama desean o intentan quedarse embarazadas, sin embargo, solo cerca de un 10% de las mujeres que desarrollan
un tumor invasivo antes de los 40 años tienen hijos/as tras el diagnóstico, aun cuando estudios de observación en mujeres que se quedaron embarazadas no han mostrado un riesgo mayor de recidiva o muerte. A pesar de vivirlo como una pérdida por parte de la mujer, los temores personales, así como la falta de un asesoramiento rápido y adecuado en fertilidad, contribuyen a la baja tasa de embarazos en estas pacientes, hecho que dificulta la adaptación psicológica para el afrontamiento de CM en mujeres en edad fértil.