5 Frases que nunca se deben decir a una mujer que ha sufrido una pérdida perinatal.

(Parte 1)

El duelo por el fallecimiento de un bebé durante el embarazo o en los primeros días de su vida es un “duelo desautorizado”, es decir, no es reconocido por la sociedad. Los padres y madres que han sufrido esta pérdida no tienen un nombre que les identifique. Cuando perdemos nuestra pareja somos viudos/as, cuando perdemos un progenitor somos huérfanos/as…sin embargo, ¿qué nombre identifica a los padres y madres que han perdido a su bebé?. Es una negación ante la pérdida por parte de la sociedad. En el ámbito familiar y social se crea lo que las expertas llamamos “El Pacto del Silencio”, de manera que no se habla de la pérdida con los afectados, se convierte en un tabú.

Es por ello, que en este pequeño artículo damos 5 de las frases que nunca se deben decir ante la pérdida de un bebé.

  1. Lo mejor es no hablar.

Los padres, y especialmente las madres que han pasado por esta situación sienten un dolor tan inmenso que les cuesta sostener que nadie pregunte por su bebé, que actúen “como si” nada hubiera pasado. El hecho de que nadie les pregunte por su bebé pueden creer que se “han olvidado”, y esto no están dispuestos a consentirlos, es más, puede que la emoción que le aparezca sea la rabia, que se traduce en enfados hacia las personas que forman este pacto. Por tanto, es positivo para las personas que han tenido una pérdida perinatal poder hablar de su dolor.

  1. La vida sigue

Escuchar esta frase hace que las personas se sientan incomprendidas. Estas madres saben que tienen que seguir hacia adelante. A veces pueden tener dificultades en entender que la vida sigue, porque su vida se para en estos momentos. El desgaste psicológico conlleva una des-energetización que se les hace cansado levantarse cada día, pero son conscientes y hacen lo que pueden, no necesitan que les digan que “la vida sigue”.

  1. Tienes otros hijos

Cada persona que está en nuestras vidas tiene su lugar. La pérdida del bebé es una pérdida que implica un duelo por la persona fallecida. A pesar de tener otros/as hijos/as, la madre tenía deseo de tener un bebé, probablemente supiera el sexo, el nombre, se visualizaba con el bebé, tenía un espacio destinado para él/ella en la casa, sabría cómo sería la dinámica familiar nueva, tendría ropa preparada para el bebé…Es necesario pasar por este duelo a pesar de tener otros hijos/as.

  1. Deberías tomar medicación

Vivimos en una sociedad que anestesiamos el dolor con medicación, hecho que conlleva a una sobre-medicación. En nuestra sociedad queremos vivir sólo en el placer. No queremos sentir el dolor, y sin embargo, el dolor forma parte de la vida. Ante una pérdida de esta magnitud pasamos por las fases de duelo propias de una pérdida perinatal. Para no crear un duelo patológico es importante “dar permiso” para normalizar un proceso natural como la muerte.

  1. El tiempo lo cura todo

El tiempo no cura el dolor de la persona, ni hace que ésta mejore. Lo que sí mejora es lo que la persona hace a lo largo de este tiempo. Es necesario darse permiso para transitar por el duelo, expresar las emociones, así como dotarse de herramientas que ayuden a hacer frente a la pérdida de un bebé.  La ayuda terapéutica puede ayudar a la expresión de las emociones durante esta pérdida tan dolorosa.

Silvia Gil Rueda. Fundadora de Gesfera. Psicoterapeuta experta en Infertilidad.